.

.


Goliardos

Contactos

Categorias

Somos Goliardos

El proyecto nació de nuestro gusto hacia el vino y de nuestros intercambios con los productores de distintos países. Hasta ahora, visitamos a más de a 500 productores en Portugal, Francia, España e Italia. Son nuestra gran escuela de aprendizaje y el fundamento de nuestro entusiasmo. 

La empresa se creó en el año 2005, por 3 asociados (Nadir Bensmail, Sílvia Mourão Bastos y Manuel Beja). Promovemos la diversidad, el conocimiento, el intercambio, el aprendizaje, los encuentros y el contacto con los productores. 

Percibimos el vino como un producto que vincula los productores y las vides, específica de  cada región; fruta de la historia de las civilizaciones para una celebración alegre, festiva y calurosa.

Somos exploradores codiciosos, curiosos y exigentes.

Nos gustan los vinos, beber un golpe, etc 

Somos Goliardos. 

  • Comercializamos vinos, seleccionados a partir de nuestras expediciones en las distintas regiones y productores, a precios muy competitivos en en términos de calidad. 
  • Importamos vinos de diversos países, directamente desde el productor, muy originales y reconocidos por los expertos de estos países. Como por ejemplo: Champagne, Sauternes, Chianti, Piamonte, Ribera del Duero, Rioja, Vinos de Alsacia, Borgoña, Burdeos, Syrah del Valle de la Ródano.
  • Formamos aficionados y a profesionales en el ámbito de los vinos. 
  • Hacemos acompañamientos en el sector hotelero, a través de la  elaboración de la tarjeta de los vinos adaptada a la carta; selección de vinos para matrimonios, congresos, etc.
  • Organizamos acontecimientos vinculados al vino: degustaciones de vinos comentadas para grupos en distintas lenguas, encuentros entre aficionados y productores, distintas fiestas (Beaujolais nuevo,…). 
  • Administramos y animamos la bodega/bar de vinos “Os Goliardos”, dónde se pueden descubrir una selección semanal de vinos, tanto dentro como en nuestra terraza exterior, y comprar vinos para su bodega personal. 
  • Animamos la Academia de los Goliardos, un club de vinos en el cual cada “académico” recibe en él una selección mensual o trimestral de nuestra vendimia (blancos, rojos, Portos, vendimias tardías, entre otros), acompañada de la descripción de cada vino. 

Nos gusta embriagarnos de vinos, poesía y virtud. 

Nacimos durante la Edad Media, en distintas universidades europeas, pero ocupábamos nuestro  tiempo deambulando de taberna en taberna a través de Europa, más que en nuestras aulas.

Vivíamos de la limosna de los ricos, escribiendo poesía – erudita según algunos,  vigorosa y excitante según otros – para hacer el elogio del amor libre y del vicio e impugnar el orden social; con el vino y para el placer del vino.

Nosotros no nos recordamos, ya porqué nos llamamos a Goliardos o tal vez, porque nos gusta GOLIAS – el “malévolo” en la historia bíblica o quizás, porque somos Gulosos (GOLOSOS en latín).

El tiempo cambia pero los deseos no cambian. En la actualidad, viajamos de bodega en bodega – con la ventaja de hacerlo en coche y no como antes, a espalda de asno (aunque seguíamos arrastrando un asno detrás nosotros) – descubriendo vides y vinos de distintas vertientes, en busca de productores con alma, que dirigen orquestas de aromas y sabores, con la simplicidad de la tierra.

¡Alrededor de una mesa, al hacer volver un vaso de vino, damos tiempo al tiempo, damos tiempo al vino, para que se revele, a su ritmo, sin presión del público, para una aparición exuberante en el banquete del trago final!

Y mientras que celebramos el encuentro con un vino, feliz de poder por fin liberarse de su botella para su gran y única acción; decimos tonterías de borrachos, sueños reales

de un mundo caluroso, donde los hombres viven con mucho gusto, se ríen sin restricción, se levantan con deseo, con el fin de revelar una inteligencia sensible, inventando cada vino con afecto. En esta fiesta goliardesca, donde la puerta está abierta a todos los que se unan, descubrimos el nuevo y diferente, sin prejuicios, intercambiando vinos contra la virtud – viejo, nuevo, tradicional, demoníaco, puro, del Sur, del Norte, al método o anticuados, de aquí  y de allá – qué más da, pero con virtud. Con un golpe en el ala (ya bien empezados), brindamos con vinos diversos, distintos amigos, antiguos amigos y futuros amigos.

Nos gustan los vinos, beber un trago, etc. 

Somos Goliardos. Es Goliardo, que el desee.


Languages

Arquivos